8/4/18
Repartiendo semillas

Repartiendo semillas

8/4/18

Nuestras voluntarias os cuentan de primera mano el proyecto "plantando su futuro" que ya cuenta con más de 200 familias beneficiarias.


En 2015 Kolam creó “plantando su futuro”,  hay miles de familias que viven en las zonas rurales de Udaipur, son zonas desérticas donde no hay electricidad ni agua corriente y mucho menos alimentos. Se creó este proyecto con la intención de buscar soluciones auto sostenibles y de no crear dependencia beneficario - entidad. 

Kolam les aporta las semillas necesarias para un alimentación digna, también se encarga de escolarizar a las niñas y niños de éstas familias. Concretamente trabajan en la aldea de Parevi y Khardia. Éstas familias viven de la ganadería y la agricultura, son las mujeres y los niños mayoritariamente los que trabajan en el campo, mientras las niñas cuidan de la casa y de sus hermanos menores. Los hombres y adolescentes suelen desplazarse hasta Udaipur y trabajan de manera esporádica en trabajos relacionados con la construcción.


Primero fuimos a Khardia, donde viven 286 familias, al vernos llegar empezaron a aparecer mujeres con sus bebés y se sentaron en el patio de la casa de Nana Lal, agricultor que se encarga de seleccionar a las familias beneficiarias, ofrecer formación para cultivar las semillas y hacer el seguimiento correspondiente para que el proyecto se desarrolle correctamente. Antes del reparto las mujeres tienen que firmar un registro, para saber quienes han recibido las semillas y poder hacer un correcto seguimiento escriben su nombre en una libreta, muchas no saben escribir, con decir su nombre y hacer un garabato sirve, muchas veces en India firman con su dedo mojado en tinta.

Esta vez se entregaron 5 tipos de semillas, la mayoría eran vegetales que sólo se cultivan en India y que no necesitan de mucha agua para su crecimiento, ya que en época de sequía se secan las fuentes y deben recorrer hasta 6km para abastecerse de agua. 

Las mujeres estaban algo tímidas al principio, a medida que iba pasando el tiempo ya se les dibujaba una sonrisa en su rostro. Al acabar nos hicimos una foto junto a ellas donde mostraban orgullosas sus semillas, todas ellas estaban muy contentas. El agricultor hace un trabajo muy exhaustivo seleccionando las familias, se asegura de que sean personas que se responsabilizaran y que aprovecharan el proyecto.


Hicimos lo mismo en la aldea de Parevi, a escasos metros de Khardia, allí viven 208 familias, nos reunimos con algunas de ellas en casa de Kesu Lal el agricultor encargado del proyecto en esta aldea. 



Esta vez, Kolam repartió semillas a 50 familias que podrán plantar su futuro y tener una oportunidad, pero aun quedan muchas más familias que esperan tener una oportunidad. 

18/3/18
Teaming & Colegio de Gorana

Teaming & Colegio de Gorana

18/3/18
¡Hola! 

En Kolam creemos firmemente, aquello de la unión hace la fuerza. Os imagináis si todas las personas que compartimos este bonito planeta, cada día hiciéramos alguna cosa buena? adoptar un perrito que ha sido abandonado, ayudar a la señora mayor que vive en frente de ti a subir la compra... ¿Te imaginas como sería el mundo? 

Creemos que para cambiar el mundo "sólo" hacen falta pequeñas acciones, que en los detalles está la diferencia, y que todos tenemos ese granito de arena que puede hacer del mundo un lugar más justo. 

Por eso desde que empezamos con esta aventura llamada Kolam nos enamoramos de teaming, una plataforma de Internet que te permite dar 1€ al mes, a la causa social que quieras, ni más ni menos, sólo 1€. Un euro que puede parecer insignificante, pero que junto con el de otras muchas personas conseguimos que el cambio suceda. 

Escuela de Gorana

Como sabéis Kolam tiene varios proyectos, uno de los que requiere más inversión económica es nuestra escuela de Gorana, donde estudian más de 200 niños y niñas y hay 11 profesores nativos que se encargan de formar a los niños. Niños que provienen de las aldeas de alrededor, una zona muy pobre de India, donde los niños que acuden al colegio son la minoría. 

La escuela aún tiene muchas deficiencias y tenemos muchos planes para mejorarla, queremos ofrecer comida para asegurar que reciben, al menos, una comida equilibrada al día, queremos contratar un maestro que enseñe inglés, queremos instalar un sistema de agua filtrada para que tengan acceso a agua potable, construir letrinas… 

Pasillo del colegio

En colegio había un enorme desnivel que representaba un importante problema de seguridad para los niños, pudiendo caer de una atura de casi 2 metros, sobretodo en momentos de gran ajetreo como la salida al recreo o la hora de entrar y salir del colegio donde se juntan muchos niños en el pasillo. 

Debido a varios sustos que hemos tenido, la instalación de una barandilla se convirtió en una de nuestras prioridades y hoy, gracias a todos los teamers, ya es una realidad. El coste de la barandilla + la instalación + el transporte + la pintura es de 880€. 

¡Muchas gracias! 

¡Primera parte lista!


El trabajo continua...



¡Barandilla lista!

¿Quieres unirte a Teaming? ¡Es muy fácil!

Entra en https://www.teaming.net/kolam y haz click en "Únete a este grupo", sigue los pasos de registro y... ¡listo! A partir de ese momento ya estarás colaborando con 1€ mensual con Kolam.

¡Te estamos esperando! :)
14/3/18
¡El holi ya está aquí!

¡El holi ya está aquí!

14/3/18
Holi Festival o fiesta de bienvenida a la primavera

En todo el norte de la India, incluido el Nepal se celebra el Holi, un festival de origen religioso para dar fin a la estación invernal en la última luna llena del mes de febrero o principios de marzo.

Se trata de un festival en el que hombres y mujeres, ricos y pobres, niños y mayores se unen para celebrar juntos esta fiesta de colores tan esperada. 

Consiste en lanzarse polvos de colores y agua coloreada unos a otros, como símbolo de la felicidad, representando los alegres colores de las flores que nacerán durante la estación venidera. El hecho de lanzarse colores tiene un significado médico, ya que son para proteger de los resfriados y virus cuando cambia el tiempo. 

¡Hoguera, música y bailes! 

Justo coincidimos cuatro voluntarias españolas, junto con Raquel y Víctor, fundadores de Kolam, para disfrutar de esta festividad. 

Fue un momento mágico de alegría, diversión, música y danzas, y muy espiritual ya que durante la víspera del festival, se encienden hogueras como conmemoración del triunfo del “bien” frente al “mal”. 

Y lo mejor de todo, fue que lo vivimos con las niñas y niños de las barraquitas, creo que nunca se nos olvidaran sus caritas de felicidad, estaban ojipláticos viendo las danzas y escuchando la marchosa música que tocaban, ¡a todos se nos iba el cuerpo! 

A la mañana siguiente de las hogueras, llegó el momento de coger las pistolas de agua y los polvos de colores para dirigirnos de nuevo a las barraquitas. Nada más salir del apartamento ya nos untaron de polvos de colores por todo el cuerpo, pero sobretodo en la cara, es la forma de felicitar el Holi, te pasan las dos manos por la cara, diciendo “HAPPY HOLI”.

Guerra de colores y agua en las barraquitas 

Cuando los niños nos vieron llegar, ya completamente pintadas, repartimos los colores que Kolam había traído para todos y empezó la guerra, no sólo de polvos, sino que nos mojaron enteras, y nosotros a ellos, claro. Reímos, saltamos, corrimos, gritamos… ¡Qué divertido fue! Ese ratito con ellos pasó volando.

Nos tuvimos que ir porque las niñas y niños de la ludoteca, nos esperaban ansiosos. Al llegar fue un escándalo, íbamos empapadas y multicolor y allí continuó la fiesta de los colores y la guerra de globos de agua. Entramos en casa de una de las familias, donde la matriarca tocaba un tambor y cantaba, junto con los niños aprendimos bailes indios. 

¡Más colores! 

Lo mejor del festival fue la libertad que experimenta la gente, con las estrictas normas sociales que hay en la India, chorros de agua, mojarse unos a otros y divertirse sin pudores con los amigos, incluidas las mujeres, cualquier cosa está aceptada en ésta fiesta de colores. 

Autoras: Marina, Georgina, Sonia y Laura
10/2/18
Aprendiendo desde el principio.

Aprendiendo desde el principio.

10/2/18
En la zona de barraquitas de Udaipur dedicamos muchos esfuerzos para que los niños puedan tener una vida distinta a la que han tenido sus padres.

Les escolarizamos y les damos todo el material que necesitan para el colegio, aunque la ayuda que reciben, gracias a ti, va mucho mas lejos de todo eso. 

Concienciamos a las familias de la importancia de acudir al médico y medicarse cuando no se encuentran bien, nos hacemos cargo de todo lo que conlleva este proceso, el transporte, el pago de la medicación, de las pruebas (si son necesarias).

Les ofrecemos alimentos básicos para que puedan tener una dieta equilibrada.

Vamos después del colegio a jugar con los niños y hacer deberes para complementar la educación que reciben.

Y les repetimos, sin parar que pueden tener una vida distinta, que pueden estudiar y tener un futuro lejos de la pobreza donde han nacido.

Aunque otras muchas veces, nuestra ayuda se basa en explicar y facilitar cosas que aunque parezcan muy simples allí no lo son tanto. Por ejemplo, la importancia de mantener una higiene correcta o de duchar a los niños pequeños.

Con nuestras voluntarias (gracias Nuria e Irene)  hemos hecho un taller de prevención primaria de la salud, enseñando cómo nos tenemos que cepillar los dientes, y la importancia de mantenerlos siempre limpios. ¡Ha sido todo un éxito!





4/1/18
Más historias bonitas nunca vienen mal

Más historias bonitas nunca vienen mal

4/1/18

Ya os comentábamos en este post que Kolam lleva a cabo acciones que no se enmarcan dentro de un proyecto concreto pero que facilitan la vida de muchas personas en India y que también merecen ser contadas.



Gracias a la donación de una persona se han donado 3 sillas de ruedas a personas con problemas de movilidad. Hace unos días entregamos la primera a su destinataria y aquí tenéis su bonita historia.


Payal vive en un barrio muy humilde de Udaipur, vive con sus padres y sus tres hermanas, ella es la mayor y nació hace 11 años con parálisis cerebral, es una niña muy movida e inquieta, siempre está contenta y tiene muchas ganas de descubrir el mundo que le rodea. Su casa se sitúa encima de una colina donde se accede por una pronunciada escalinata. Sus padres tienen una pequeña tienda de comida y productos de primera necesidad, que aunque es una fuente de ingresos estable no les permite hacer frente a depende de que gastos. Payal camina con muchísima dificultad, no se mantiene de pie sola y aun con ayuda no puede transcurrir muchos metros seguidos. Su padre la llevaba en brazos hasta ahora. Pero se hacía muy complicado, Payal va creciendo y solo él tiene fuerza suficiente para pasearla, así que cuando él no esta no puede salir.


Por supuesto todo esto era antes, ahora todo esto ha cambiado, tiene una silla de ruedas y hasta sus hermanas pequeñas la pueden pasear. 


Payal en su casa con su padre Raju.


Payal con su nueva silla.


Como siempre, muchas gracias.
30/11/17
El mundo está lleno de pequeñas acciones que lo cambian

El mundo está lleno de pequeñas acciones que lo cambian

30/11/17

En Kolam tenemos muy claro que las pequeñas acciones pueden significar grandes cambios para las personas, de hecho, cada abrazo, cada “muy bien” que reciben los niños tienen un impacto incalculable en ellos. Cuando escuchamos a un adulto y atendemos sus necesidades no sólo estamos haciendo esto, también estamos influyendo en su autoestima, le estamos dando un valor a su vida, a su calidad de vida, que muchas veces no tendrían de otra manera.


En Kolam usamos esta frase muy a menudo “pequeños grandes cambios”.

Recientemente hemos inaugurado un proyecto nuevo, una ludoteca. Un espacio donde niños y niñas pueden venir por las tardes a jugar, hacer manualidades y pasarlo bien. Aparentemente es un proyecto “simple” pero para estos niños es una gran diferencia. Para asistir a la ludoteca tienen que ir obligatoriamente esa mañana a la escuela y desde su creación, prácticamente se ha erradicado el absentismo escolar tan elevado que existía. Los niños que no están escolarizados ya están mentalizados que cuando se abra el periodo de matrícula para el curso que viene, tendrán que ir diariamente. Ya no pasan las tardes solos deambulando por las calles, sino que las pasan en un sitio seguro, donde hay juguetes y actividades pensadas para ellos y donde vienen voluntarios a repartir sonrisas. Un lugar donde ser niños. 

Al margen de los proyectos que desarrollamos en Kolam, tenemos muchas pequeñas acciones que mejoran la calidad de vida de personas en India. Hasta ahora no os las contábamos porque se tratan de acciones muy concretas que no se engloban en un proyecto, pero son igual de bonitas y las queremos compartir. 

Hoy os contamos una pequeña acción y nos comprometemos a compartirlas todas contigo.

Anna es un hombre de 40 años, vive en una estación de autobús con su familia y se dedica a pedir limosna en la zona turística de Udaipur. No puede andar y se desplaza de un sitio a otro con una tabla de madera con ruedas. 


Hace unos días le ofrecimos la opción de compararle una silla de ruedas, para mejorar su comodidad y seguridad, hay que tener en cuenta que el tráfico en India es muy caótico y que prácticamente no hay ninguna norma de circulación. Nos contó que en una silla de ruedas se caía y tiene problemas para subir y que además no tiene fuerza para llevarla por las subidas. Le intentamos convencer de que quizás es por falta de práctica pero no quiso intentarlo, lo que sí nos pidió fueron ruedas nuevas, nos dijo que las que tenía hacía 2 años que las tendría que haber cambiado, se rompieron y entraba tierra en los cojinetes impidiendo que girasen bien y además se tambaleaban y se quedaban trabadas. Así que ¡manos a la obra!


Fuimos al mercado, después de preguntar varias veces, encontramos una pequeña tienda donde venden ruedecitas de todos los diámetros, compramos las 4 nuevas y nos dirigimos a un taller mecánico donde en 1h las cambiaron. 


Cuando se lo trajimos de vuelta no podía estar más contento, lo probó y dijo “¡Excelente!”.
Estuvimos un rato halando con él y lo vamos a incluir a él y a su familia en el programa nutricional que Kolam lleva a cabo, donde cada semana reciben un pack de comida formado de:

- Harina
- Arroz
- Aceite
- Galletas
- Legumbres 
- Especies para cocinar (cada 3 semanas) 
- Jabón para la ropa
- Jabón para el cuerpo

Coste de las 4 ruedecitas: 1,57€ x 4u = 6,28€
Coste de cambiarlas: 2,62€

Programa nutricional: 12€ a la semana.



Anna con las ruedas cambiadas. Aunque no lo parezca estaba muy contento pero en India la gente tiene costumbre de ponerse muy seria en las fotos...

Pequeñas grandes acciones que cambian la vida de muchas personas en India. 

Nunca nos cansaremos de daros las gracias, cada colaboración, cada esfuerzo que realizáis se convierte en una sonrisa en India.

GRACIAS.
13/11/17
Tenemos nuevo proyecto :)

Tenemos nuevo proyecto :)

13/11/17
El día 28 de mayo es el día internacional del juego, una fecha significativa que nos recuerda que todos los niños y niñas del mundo, tienen derecho a jugar y así lo recoge la Convención de los Derechos del Niño: "los estados reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes".


Jugar,  un simple acto que esconde una gran importancia.

El juego es un elemento básico y necesario para el desarrollo en la vida de un niño. Los niños necesitan estar activos y tener estímulos adecuados para poder desarrollar todas sus capacidades potenciales. 

Jugar desarrolla diferentes capacidades de los niños, desde capacidades físicas hasta afectivas, potencian su imaginación y creatividad y aprenden valores como la cooperación, el respeto al otro, sociabilizarse, aprender a perder…

Pero no todos los niños tienen la suerte de poder jugar. Un acto que aparte de divertido es un elemento fundamental para un desarrollo adecuado, en India no siempre es posible. Muchísimas familias sustituyen el juego de los niños por actividades aparentemente más útiles como pueden ser actividades laborales que les repercute positivamente en la económica familiar, o actividades relacionadas con el hogar como el cuidado de hermanos pequeños o tareas domésticas.


Durante los 3 años de actividad de Kolam nos hemos encontrado decenas de niños y niñas que nunca han jugado con un adulto, niños que no han podido tener un juguete. Creemos firmemente en el derecho de todos los niños y niñas de tener una infancia digna, con el objetivo de ofrecer un espacio de ocio seguro, con un adulto de referencia que esté pendiente de ellos, con materiales adecuados para su edad y divertidos.

Por ese motivo hemos creado un proyecto que cubra esta necesidad. La ludoteca se ubica en el barrio de Bhiluarana colony un barrio muy humilde de Udaipur donde la mayoría de los niños no van a la escuela. Se dedican todo el día a deambular por el barrio, trabajar y hacer tareas del hogar.  


La ludoteca está abierta a todos los niños y niñas que quieran venir a jugar por las tardes pero deben cumplir un único requisito, haber ido al colegio esa mañana. De esta forma queremos ofrecerles una recompensa al esfuerzo de ir al colegio y motivar a los niños y niñas del barrio a acudir a clase.

Esperamos que este proyecto os guste tanto como a nosotros.




.

.
20/7/17
Kiran y Rohit

Kiran y Rohit

20/7/17
Para ir a casa de 5 niños a los que Kolam ofrece escolarización y sanidad, pasábamos por delante de casa de Kiran y Rohit. Cada vez nos fijábamos en ellos, a veces jugaban con arena, a veces se acercaban a las ventanillas de los coches que paraban cerca de su casa para pedir dinero, comida o cualquier otra cosa.  Pero en mayo de este año alguna cosa cambio, gracias a vuestra solidaridad, ya forman parte de la familia de Kolam.

Nos acercamos a ellos, y estuvimos hablando con su padre que nos invitó a sentarnos y nos cedió el mejor asiento que tenía. Nos contó que casi no tienen dinero, que los niños no tienen ningún documento de identidad y que le encantaría que fueran a la escuela. Esa misma semana los llevamos a una oficina del gobierno para tramitar la identificación en India, mientras esperábamos en la larga cola les compramos un helado, que disfrutaron tanto que casi se comen el papel J

A causa de la gran exposición solar, tenían los ojos muy irritados, ellos dos y su hermanita fueron al médico y les compramos el colirio que nos indicó. ¡En cuestión de dos días estaban perfectamente!
Este año pisaron una escuela por primera vez con su uniforme, mochila, zapatos, y todo el material necesario. Están encantados de ir a la escuela y sus padres se han implicado mucho en la educación de sus hijos.







Gracias por hacer posible historias tan bonitas :)
10/5/17

Memoria anual 2016

10/5/17
Tenemos que reconocer que las cifras nos hacen ilusión. En Kolam no trabajamos por cifras, trabajamos para Vikram, Naki, Pooja, Tara, Kauri, Ramesh, la abuela de Kamla, y un sinfín de personas puedan tener una oportunidad y lograr una vida mejor, lejos del mundo tan increíblemente injusto que tenemos. 

Pero tenemos que reconocer que cuando oímos determinados datos como que 120 familias han recibido semillas gracias a ti, nos venimos arriba. Porque los datos, no engañan, porque las horas y horas de mucho esfuerzo se materializan y porque nos damos cuenta que Kolam es una bonita historia de solidaridad que la protagonizan muchas personas, entre los cuales está tu imprescindible ayuda. 

Hoy no os hablaremos de historias, os hablaremos de cifras. Os presentamos la memoria del 2016, donde está recogido todo lo que hemos conseguido juntos. 

Como siempre, muchas gracias.


25/4/17
Cuando todo puede ser una alegría

Cuando todo puede ser una alegría

25/4/17
Llevamos 3 años en India y hemos aprendido muchas cosas durante este tiempo. Es evidente que Kolam nos ha cambiado en muchos sentidos y si una cosa hemos aprendido es que siempre tienes algún motivo para estar contento.

Estos últimos días en Udaipur están siendo realmente duros, hace mucho calor, durante el día no bajamos de los 40ºC llegando incluso a los 45ºC y por la noche no hay manera de bajar de los 35ºC. Esto es un grave problema para las personas que no tienen una vivienda digna, que por desgracia, son muchas en India. En la zona de barraquitas donde trabajamos ha habido varias personas muy enfermas con fiebres altas debido al calor, incluyendo niños. Gracias a vosotros todas ellas han podido recibir asistencia médica y están mejor.

Por la tarde fuimos con un termómetro para poder controlar el estado de la fiebre y si habían mejorado. Quedaron muy sorprendidos cuando les explicamos qué era un termómetro y les dijimos que como ahora ellos sí sabían los números podrían ver por si mismos si tenían fiebre o no. Les hizo tanta gracia que empezaron a tomar la temperatura a otros niños y adultos, cuando ya no quedaron más personas a las que tomar la temperatura empezaron con los perritos que había por allí.


El termómetro empezó a subir porque cogía la temperatura del ambiente hasta que alcanzo los casi 39ºC, los niños se preocuparon hasta que les explicamos que era del ambiente y que el perro estaba bien.

Una vez lo entendieron sólo quedó celebrarlo, cómo nos hicieron reír.