30/11/17
El mundo está lleno de pequeñas acciones que lo cambian

El mundo está lleno de pequeñas acciones que lo cambian

30/11/17

En Kolam tenemos muy claro que las pequeñas acciones pueden significar grandes cambios para las personas, de hecho, cada abrazo, cada “muy bien” que reciben los niños tienen un impacto incalculable en ellos. Cuando escuchamos a un adulto y atendemos sus necesidades no sólo estamos haciendo esto, también estamos influyendo en su autoestima, le estamos dando un valor a su vida, a su calidad de vida, que muchas veces no tendrían de otra manera.


En Kolam usamos esta frase muy a menudo “pequeños grandes cambios”.

Recientemente hemos inaugurado un proyecto nuevo, una ludoteca. Un espacio donde niños y niñas pueden venir por las tardes a jugar, hacer manualidades y pasarlo bien. Aparentemente es un proyecto “simple” pero para estos niños es una gran diferencia. Para asistir a la ludoteca tienen que ir obligatoriamente esa mañana a la escuela y desde su creación, prácticamente se ha erradicado el absentismo escolar tan elevado que existía. Los niños que no están escolarizados ya están mentalizados que cuando se abra el periodo de matrícula para el curso que viene, tendrán que ir diariamente. Ya no pasan las tardes solos deambulando por las calles, sino que las pasan en un sitio seguro, donde hay juguetes y actividades pensadas para ellos y donde vienen voluntarios a repartir sonrisas. Un lugar donde ser niños. 

Al margen de los proyectos que desarrollamos en Kolam, tenemos muchas pequeñas acciones que mejoran la calidad de vida de personas en India. Hasta ahora no os las contábamos porque se tratan de acciones muy concretas que no se engloban en un proyecto, pero son igual de bonitas y las queremos compartir. 

Hoy os contamos una pequeña acción y nos comprometemos a compartirlas todas contigo.

Anna es un hombre de 40 años, vive en una estación de autobús con su familia y se dedica a pedir limosna en la zona turística de Udaipur. No puede andar y se desplaza de un sitio a otro con una tabla de madera con ruedas. 


Hace unos días le ofrecimos la opción de compararle una silla de ruedas, para mejorar su comodidad y seguridad, hay que tener en cuenta que el tráfico en India es muy caótico y que prácticamente no hay ninguna norma de circulación. Nos contó que en una silla de ruedas se caía y tiene problemas para subir y que además no tiene fuerza para llevarla por las subidas. Le intentamos convencer de que quizás es por falta de práctica pero no quiso intentarlo, lo que sí nos pidió fueron ruedas nuevas, nos dijo que las que tenía hacía 2 años que las tendría que haber cambiado, se rompieron y entraba tierra en los cojinetes impidiendo que girasen bien y además se tambaleaban y se quedaban trabadas. Así que ¡manos a la obra!


Fuimos al mercado, después de preguntar varias veces, encontramos una pequeña tienda donde venden ruedecitas de todos los diámetros, compramos las 4 nuevas y nos dirigimos a un taller mecánico donde en 1h las cambiaron. 


Cuando se lo trajimos de vuelta no podía estar más contento, lo probó y dijo “¡Excelente!”.
Estuvimos un rato halando con él y lo vamos a incluir a él y a su familia en el programa nutricional que Kolam lleva a cabo, donde cada semana reciben un pack de comida formado de:

- Harina
- Arroz
- Aceite
- Galletas
- Legumbres 
- Especies para cocinar (cada 3 semanas) 
- Jabón para la ropa
- Jabón para el cuerpo

Coste de las 4 ruedecitas: 1,57€ x 4u = 6,28€
Coste de cambiarlas: 2,62€

Programa nutricional: 12€ a la semana.



Anna con las ruedas cambiadas. Aunque no lo parezca estaba muy contento pero en India la gente tiene costumbre de ponerse muy seria en las fotos...

Pequeñas grandes acciones que cambian la vida de muchas personas en India. 

Nunca nos cansaremos de daros las gracias, cada colaboración, cada esfuerzo que realizáis se convierte en una sonrisa en India.

GRACIAS.
13/11/17
Tenemos nuevo proyecto :)

Tenemos nuevo proyecto :)

13/11/17
El día 28 de mayo es el día internacional del juego, una fecha significativa que nos recuerda que todos los niños y niñas del mundo, tienen derecho a jugar y así lo recoge la Convención de los Derechos del Niño: "los estados reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes".


Jugar,  un simple acto que esconde una gran importancia.

El juego es un elemento básico y necesario para el desarrollo en la vida de un niño. Los niños necesitan estar activos y tener estímulos adecuados para poder desarrollar todas sus capacidades potenciales. 

Jugar desarrolla diferentes capacidades de los niños, desde capacidades físicas hasta afectivas, potencian su imaginación y creatividad y aprenden valores como la cooperación, el respeto al otro, sociabilizarse, aprender a perder…

Pero no todos los niños tienen la suerte de poder jugar. Un acto que aparte de divertido es un elemento fundamental para un desarrollo adecuado, en India no siempre es posible. Muchísimas familias sustituyen el juego de los niños por actividades aparentemente más útiles como pueden ser actividades laborales que les repercute positivamente en la económica familiar, o actividades relacionadas con el hogar como el cuidado de hermanos pequeños o tareas domésticas.


Durante los 3 años de actividad de Kolam nos hemos encontrado decenas de niños y niñas que nunca han jugado con un adulto, niños que no han podido tener un juguete. Creemos firmemente en el derecho de todos los niños y niñas de tener una infancia digna, con el objetivo de ofrecer un espacio de ocio seguro, con un adulto de referencia que esté pendiente de ellos, con materiales adecuados para su edad y divertidos.

Por ese motivo hemos creado un proyecto que cubra esta necesidad. La ludoteca se ubica en el barrio de Bhiluarana colony un barrio muy humilde de Udaipur donde la mayoría de los niños no van a la escuela. Se dedican todo el día a deambular por el barrio, trabajar y hacer tareas del hogar.  


La ludoteca está abierta a todos los niños y niñas que quieran venir a jugar por las tardes pero deben cumplir un único requisito, haber ido al colegio esa mañana. De esta forma queremos ofrecerles una recompensa al esfuerzo de ir al colegio y motivar a los niños y niñas del barrio a acudir a clase.

Esperamos que este proyecto os guste tanto como a nosotros.




.

.
20/7/17
Kiran y Rohit

Kiran y Rohit

20/7/17
Para ir a casa de 5 niños a los que Kolam ofrece escolarización y sanidad, pasábamos por delante de casa de Kiran y Rohit. Cada vez nos fijábamos en ellos, a veces jugaban con arena, a veces se acercaban a las ventanillas de los coches que paraban cerca de su casa para pedir dinero, comida o cualquier otra cosa.  Pero en mayo de este año alguna cosa cambio, gracias a vuestra solidaridad, ya forman parte de la familia de Kolam.

Nos acercamos a ellos, y estuvimos hablando con su padre que nos invitó a sentarnos y nos cedió el mejor asiento que tenía. Nos contó que casi no tienen dinero, que los niños no tienen ningún documento de identidad y que le encantaría que fueran a la escuela. Esa misma semana los llevamos a una oficina del gobierno para tramitar la identificación en India, mientras esperábamos en la larga cola les compramos un helado, que disfrutaron tanto que casi se comen el papel J

A causa de la gran exposición solar, tenían los ojos muy irritados, ellos dos y su hermanita fueron al médico y les compramos el colirio que nos indicó. ¡En cuestión de dos días estaban perfectamente!
Este año pisaron una escuela por primera vez con su uniforme, mochila, zapatos, y todo el material necesario. Están encantados de ir a la escuela y sus padres se han implicado mucho en la educación de sus hijos.







Gracias por hacer posible historias tan bonitas :)
10/5/17

Memoria anual 2016

10/5/17
Tenemos que reconocer que las cifras nos hacen ilusión. En Kolam no trabajamos por cifras, trabajamos para Vikram, Naki, Pooja, Tara, Kauri, Ramesh, la abuela de Kamla, y un sinfín de personas puedan tener una oportunidad y lograr una vida mejor, lejos del mundo tan increíblemente injusto que tenemos. 

Pero tenemos que reconocer que cuando oímos determinados datos como que 120 familias han recibido semillas gracias a ti, nos venimos arriba. Porque los datos, no engañan, porque las horas y horas de mucho esfuerzo se materializan y porque nos damos cuenta que Kolam es una bonita historia de solidaridad que la protagonizan muchas personas, entre los cuales está tu imprescindible ayuda. 

Hoy no os hablaremos de historias, os hablaremos de cifras. Os presentamos la memoria del 2016, donde está recogido todo lo que hemos conseguido juntos. 

Como siempre, muchas gracias.


25/4/17
Cuando todo puede ser una alegría

Cuando todo puede ser una alegría

25/4/17
Llevamos 3 años en India y hemos aprendido muchas cosas durante este tiempo. Es evidente que Kolam nos ha cambiado en muchos sentidos y si una cosa hemos aprendido es que siempre tienes algún motivo para estar contento.

Estos últimos días en Udaipur están siendo realmente duros, hace mucho calor, durante el día no bajamos de los 40ºC llegando incluso a los 45ºC y por la noche no hay manera de bajar de los 35ºC. Esto es un grave problema para las personas que no tienen una vivienda digna, que por desgracia, son muchas en India. En la zona de barraquitas donde trabajamos ha habido varias personas muy enfermas con fiebres altas debido al calor, incluyendo niños. Gracias a vosotros todas ellas han podido recibir asistencia médica y están mejor.

Por la tarde fuimos con un termómetro para poder controlar el estado de la fiebre y si habían mejorado. Quedaron muy sorprendidos cuando les explicamos qué era un termómetro y les dijimos que como ahora ellos sí sabían los números podrían ver por si mismos si tenían fiebre o no. Les hizo tanta gracia que empezaron a tomar la temperatura a otros niños y adultos, cuando ya no quedaron más personas a las que tomar la temperatura empezaron con los perritos que había por allí.


El termómetro empezó a subir porque cogía la temperatura del ambiente hasta que alcanzo los casi 39ºC, los niños se preocuparon hasta que les explicamos que era del ambiente y que el perro estaba bien.

Una vez lo entendieron sólo quedó celebrarlo, cómo nos hicieron reír.


4/4/17
Identidad, un derecho básico

Identidad, un derecho básico

4/4/17
En India,los padres tienen la obligación de registrar al recién nacido con un nombre, apellidos y su fecha de nacimiento para que el estado tenga un reconocimiento inmediato de la existencia de todos los niños. 

El derecho a la identidad es un derecho fundamental de todas las personas recogido en los derechos humanos. 


Pero en India la tasa de personas indocumentadas es altísimo, representado una enorme dificultad a la hora de acceder a servicios básicos como la sanidad o la educación, o haciendo más vulnerables aún a los niños que viven en condiciones extremas sin la protección de una persona adulta. 

En Kolam concienciamos a las familias de la importancia de tener un documento de identidad y de registrar debidamente a los niños para poder actuar con mayor agilidad ante cualquier contratiempo.

Muchas de las personas con las que trabajamos, no sólo no saben el mes y el día en nacieron sino que tampoco saben el año, la administración pone que han nacido el 01/01 y el año aproximado que les parece, a veces resulta triste pensar que desconocen datos tan simples como cuantos años se tiene. 


En algunos casos, además, existen ciertas prestaciones sociales para las personas más vulnerables como pensiones de viudedad, que aunque suelen ser ayudas simbólicas suponen un cambio para estas familias. Con el documento de identidad, la concienciación e información que les proporcionamos pueden acceder a ellas. Además les acompañamos en todo el proceso burocrático ya que muchos son niños o personas adultas analfabetas y tienen un desconocimiento absoluto sobre el funcionamiento de la administración es su país. 

Gracias a ti, hemos documentado a más de 50 personas (adultos y niños) entre Udaipur y las zonas rurales en las que trabajamos. Personas que están más cerca de tener una vida mejor. 



23/1/17
Experiencia sobre el terreno

Experiencia sobre el terreno

23/1/17
¡Hola a todos!


Desde que fundamos Kolam en 2015 son muchas las personas que nos escriben para venir a visitarnos o hacer voluntariado en India, hoy os dejamos la experiencia de Marga una chica que estuvo con nosotros y que dio lo mejor de ella. Marga nos ayudo mucho en todos los ámbitos y la echamos mucho de menos. Gracias por todo.


¿Qué te motivó a hacer un voluntariado?


Diría que principalmente fueron las ganas de ayudar y la necesidad de dar un poquito de mi, creo que es algo que todo el mundo debería hacer, sea de la manera que sea y donde sea, si sientes que tienes algo por dar, piensa que hay mucha gente deseando recibir, y no solo cosas materiales sino cariño, sonrisas, abrazos, palabras... te enriquece muchísimo y te hace valorar todo lo que uno tiene, que por rutina dejamos de apreciar , cosas tan sencillas como ducharte, comer,vestirte...pequeñas y simples cosas que en india, y concretamente a ojos de los increíbles niños y niñas con los que conviví, son grandes lujos.

¿Por qué decidiste hacerlo con Kolam?

Tuve claro que quería hacer el voluntariado con Kolam desde el momento en que me respondieron al primer email Víctor y Raquel (sus fundadores), por la sinceridad, cercanía y cariño que me demostraron desde el primer momento, ademas de no encontrar en el voluntariado que ofrecían, ningún tipo de lucro, que tristemente es con lo que me encontré en la mayoría de ONGS en India con las que contacté.

Me gustó su forma directa de ayudar a los niños y familiares en india, su historia y el porqué decidieron dejarlo todo en España para darlo todo en India.

¿Cuánto tiempo estuviste con Kolam?

Estuve 20 días colaborando con ellos, pero sin duda un trocito de mi se quedo allí para siempre.

¿Cómo era tu día a día? (horarios, tareas...)


Mi día a día en Udaipur con Kolam:


Me levantaba a las 8 de la mañana, me preparaba un delicioso masala chai con galletas y me subía al tejado a desayunar al sol, me vestía y me iba al internado de niñas que estaba al lado de casa y mientras las nenas cantaban para recibir el día y me hacían señas para que fuese a sus clases, las profesoras me asignaban cada día una clase, pues según edades estaban repartidas en 5 aulas (dos de ellas no eran ni aulas, estaban en el porche) y durante tres horas estaba con ellas, mitad clase de ingles, mitad pintar y juegos.

Cuando las nenas paraban a comer yo volvía a casa, daba un paseo por el lago, comía con Raquel y Víctor, mientras hablábamos y organizábamos las clases de la tarde en las “barraquitas”.

Sobre las 15.30 poníamos rumbo a las “barraquitas” o “slums” (donde nos esperaban los niños, los cuales no habían podido ir nunca a la escuela, y ellos y sus familias pertenecen a la casta más baja y viven de la basura y podriamos decir que “en la basura”) cada día era una aventura nueva montar en un rickshaw compartido y llegar sano y salvo a destino ¡con lo locos que conducen en India! toda una experiencia.

Cuando llegábamos a las barraquitas saludábamos a las familias y en cuanto nos veían los niños sacaban corriendo la alfombra sobre la que dábamos las clases. Las ansias de aprender y conocer mas allá de los límites de sus barraquitas era increíble. Les enseñábamos letras y números en hindi , sumas, restas y algunas cosas en ingles para que estuviesen preparados para empezar el cole.

Después de unas 2 horas de clase que algunos días se alargaban con merienda y juegos, volvíamos a casa, paseo por el lago, ducha y a preparar las clases de las niñas del internado del día siguiente, cenábamos y comentábamos el avance de cada uno de los nenes de las barraquitas.

Después de cenar seguía preparando las clases del día siguiente, aprovechaba para hablar con la familia y a dormir para estar a tope al día siguiente, por que esos niños y niñas querían saber y conocer tanto que acababa cada día agotada, pero inmensamente feliz y satisfecha.

Esto era mi rutina de lunes a sábado, los domingos era el día “libre”en el que aprovechaba para ir a la ciudad, visitar sus bazares, lagos... Udaipur es una ciudad preciosa.

A mucha gente le da miedo viajar por India, tú lo hiciste sola y durante casi 3 meses, ¿Qué recomendaciones darías a las personas que quieren venir?

Para mi es un miedo infundado, pues durante mis tres meses por India “sola” (realmente en India nunca estas sola, o conoces viajeros con los que conectas enseguida o te salen amiguitos indios dispuestos a dejar todo por ayudarte o simplemente por saber de ti), en ningún momento tuve sensación de miedo ni de peligro... al revés, me sentí muy acogida por todo donde fui, me trataron estupendamente, es un país muy hospitalario, y el hecho de ser mujer para mi no fue ningún impedimento para viajar sola, al revés, en más de una ocasión me sentí muy protegida por ellos.

Lo que está claro que tienes que respetar su cultura, costumbres, virtudes, defectos... no significa que vistas, comas, reces... igual que ellos, si lo haces, estupendo, es la forma de integrarte totalmente, pero simplemente con que respetes, vistas correctamente, sin provocar ni llamar la atención, seas amable con ellos y tengas precaución de no ir según a que horas y sitios sola, no tiene porque haber ningún problema.

Y recomendaciones que daría;

Que vistas enseñando lo mínimo posible,sobretodo hombros, escote y piernas tapaditos (esto en el norte, en el sur es diferente, puedes incluso ir en biquini)

Que aprendas un par de palabras clave en hindi para comunicarte

Que no te dejes engatusar (son muy cameladores y liantes los indios) deja que te ayuden, lo harán encantados, pero tu ten muy claras las cosas que quieres,¡que sino te lían!

Que te alojes en lugares no demasiado “lujosos” pues si no el cambio es demasiado fuerte con la calle, y creo que es parte de la esencia de india, vivir casi como ellos, ponerte en su piel.

Y que disfrutes, saborees cada momento, sabor, olor, paisaje...¡India es única, exprime cada momento en ella! habla con ellos mezclando mil idiomas con signos y sonrisas, come su comida, llena de especias, prueba todo lo que puedas de cada región, de un sitio a otro varia y tienen distintas “especialidades”, saboréala, deja que te enseñen los lugares no tan turísticos y lugares preciosos que tiene India, viaja en rickshaw, en autobús-cama, en tren, en moto, en coche... todo en India es una aventura, nunca sabes con que te encontrarás, pero seguro será inolvidable... ¡disfrútala!

¿Cómo ha sido tu experiencia en Kolam?

Maravillosa, una experiencia muy bonita, empezando por la amabilidad y cariño de Raquel y Víctor que hicieron que me sintiese como en casa y acabando por la experiencia con los niños tanto de las barraquitas como del internado, fueron unos días llenos de buenos momentos, cariño y satisfacción por ver los avances en los niños, nunca olvidare sus caritas, sus ojos llenos de luz, sus sonrisas y todo el cariño que me daban, sin duda una experiencia inolvidable y que espero volver a repetir en cuanto pueda.








5/11/16
Plantando su futuro

Plantando su futuro

5/11/16
Este verano se celebró una fiesta a favor de Kolam en Hospitalet de l’infant con la colaboración de los comercios locales y juventud. La fiesta fue todo un éxito. Música, baile bollywood, tatuajes de henna, photocall indio, talleres de estética y mandalas, además de las tapas solidarias de hummus y pollo al curry. ¡Al finalizar las actividades se recaudaron 406€!

Ya sabes cómo funciona, tú eres la oportunidad de alguien en India. Así que este dinero se ha destinado íntegramente a la compra de semillas que, junto con los colaboradores del proyecto, se ha conseguido llegar a 70 familias de la aldea de Parevi, una de las aldeas rurales próximas a la ciudad de Udaipur en las que trabajamos, donde las personas tienen múltiples necesidades y carencias.


Semillas de dos tipos de berenjena, tomate, rábano, chili, una especie de judía verde llamada “mogri” y cilantro. Estas familias, de unos 10 miembros de media, cultivarán las semillas con la supervisión de un agricultor de la zona. 


Una vez estas semillas den sus frutos podrán alimentarse de ellos y vender el excedente aportando una importante fuente de ingresos a la familia. Los hombres suelen desplazarse a Udaipur para hacer trabajos esporádicos y mal pagados como transportistas o relacionados con la construcción, ingresan de media menos de 30€ mensuales por familia, por ese motivo valoran mucho la ayuda que les supone formar parte del proyecto "plantando su futuro". 





Aquí tenéis la factura de la compra de las semillas ¡y la traducción!

"1 Berenjena larga
2 Berenjena redonda
3 Tomate
4 Chilli
5 Rábano
6 Judías verdes
7 Cilantro

Descuento del 15% :)


Importe total 469,95€"


Como siempre te agradecemos de corazón tu colaboración, porque sin ti no sería posible.

¡Muchas gracias!
6/9/16
Las bodas en India, tradición por encima de todo.

Las bodas en India, tradición por encima de todo.

6/9/16
En abril acudimos a la boda de Seema, una chica de 17 años que vive en los slums de Udaipur. Conocemos a Seema des de hace seis meses aproximadamente. Ella es la hermana de 5 niños beneficiarios del proyecto de Kolam “Educación en los Slums de Udaipur”.

Llegamos a las siete de la tarde. La mayoría de invitados ya habían llegado. Desde lejos ya nos saludaban avisándose entre ellos gritando “¡Angrezee!”, literalmente inglés. Así es como los indios suelen llamar a los extranjeros, algo así como el “guiri” español. Habían montado una carpa, preparado comida, sillas, y un pequeño altar donde se celebraría la ceremonia, incluso alquilaron una toma de corriente para tener luz por un día. Entre los saludos y presentaciones buscamos a la novia, pero no la vemos. Está dentro de casa esperando, todavía no puede salir. El novio está al otro lado de la calle vestido y preparado, sostiene un pañuelo blanco con el que se cubre la cara y de vez en cuando se seca disimuladamente el sudor. Hace mucho calor.


De la casa salen mujeres cantando y llevando un cuenco con una masa marrón, se dirigen hacia el novio. Entre los cánticos mojan el pie del chico en la masa, bendicen una pulsera a la vez que la untan en el mejunje y reemplazan la pulsera que llevaba puesta por la bendita. Volvemos a casa de Seema y recogen un vaso grande con una especie de sopa de lentejas y volvemos. Un hombre le da de comer la sopa de su mano y volvemos a casa de la novia siempre acompañados por los cánticos de las mujeres. 



Nos sentamos y no paran de asaltarnos con bebés para que los cojamos. Al poco rato aparece un caballo en la zona donde está el novio y lo atan a un tractor que hay aparcado en la calle. Volvemos a oír cantos, se acercan las mujeres de la familia del novio con el vestido de la novia y se lo entregan en casa para que se vista para la ocasión. La novia se prepara y el novio se pone en marcha.

Armado con su espada sube al caballo y se acerca a la puerta de la casa de la novia donde recibe las bendiciones de la familia. Le dan de comer dulces mientras le pintan puntos rojos en la frente y le cantan. De nuevo a lomos del animal golpea con la espada la imagen del Dios Ganesha. Ahora sí, camina bajo la carpa para tomar asiento en su silla donde espera a su futura esposa. 


Ha llegado el momento, la ceremonia va a empezar y miramos ansiosos a la puerta de la casa para ver salir a la novia. Aunque algo va mal… Se escuchan unos lloros desconsolados en el interior de la casa, Seema no desea el matrimonio. No conoce al novio, jamás lo ha visto antes. No conoce nada acerca de él aunque eso no importa, los matrimonios concertados siguen al orden del día en India, siendo Rajasthan uno de los estados donde es más común esta práctica. La dote se sigue pagando a la familia del novio para compensarles por cuidar de la novia que tiene que abandonar su hogar para ir a vivir a casa de la familia del novio.

La ceremonia continua pese a que ninguno de los contrayentes lo desea. Ponen un pañuelo entre la silla del novio y la novia para que no puedan verse y sale la novia llorando, casi arrastrada por su cuñado y se sienta. Los lloros no cesan, ambos miran al suelo. Un hombre les coge las manos y las ata, primero con un pañuelo y por encima de éste una cuerda. Mientras tanto otro hombre entre espasmos y gritos a modo de trance les bendice y parte un coco en el altar como ofrenda a los dioses.



Bajo el velo que cubre el rostro de Seema vemos una cara de tristeza absoluta. Ambos se ponen de pie y se colocan uno detrás del otro y retiran el pañuelo que separaba sus caras aunque todavía no se han visto. El pequeño altar está en llamas y la temperatura aumenta todavía más. Las familias cantan y bendicen a los novios con dinero y dulces mientras muy lentamente, casi inmóviles, van caminando sobre billetes que después colocarán en sus coronas. Dan 3 vueltas y se vuelven a sentar intercambiando los asientos. El calor ha hecho mella y Seema sentada en la silla se desmaya. Su madre grita su nombre mientras llevamos agua para que le mojen la cara, pero la ceremonia continua. Desatan el pañuelo y mojan sus manos en un cuenco con agua. El novio está agotado también.

Ha finalizado la ceremonia, Seema se ha casado pese a estar inconsciente. La llevamos dentro de casa en brazos. Agua, aire y quitarle algo de ropa. Mientras tanto el novio también ha sufrido el golpe del calor y se lo tienen que llevar a en volandas. Seema parece recuperarse poco a poco y salimos de la casa para que puedan cambiarle la ropa. 


La novia se queda en casa, consciente y descansando. El novio está fuera descansando también y algo más ligero de ropa.

La boda ha llegado a su fin, los novios pasaran su vida juntos y todavía no se han visto ni han hablado entre ellos. Según los indios, el amor viene después.

7/4/16
Nuestro día a día en los slums

Nuestro día a día en los slums

7/4/16

Sólo acercarnos a la zona ya podemos oler la cantidad de basura que tienen acumulada, hay decenas y decenas de cachorros de perros que buscan a su madre para amamantarse y justo girar la esquina allí están.